"... Hoy en día anda El Silbón no con el saco de huesos, sino anda recogiendo aplausos premios y reconocimientos, en todo este suelo patrio y hasta en suelos extranjeros, dándole a mi Guanarito pueblo gentil y sincero, el renombre que merece como símbolo llanero..."

(Extraído de SEMBLANZA POETICA, dedicada a Dámaso Delgado por Eugenio R. Molina)

lunes, 4 de abril de 2011

Don Dámaso se enfrenta al Silbón

En entrevista exclusiva, por primera vez en cámara, Don Dámaso Delgado narra la la experiencia vivida con el espanto de El Silbón. En este pequeño video nos cuenta el testimonio de una noche no solo de enfrentamiento con el Silbón sino consigo mismo, con su fe, con sus creencias... Una noche en la cual a pesar de haber confiado en el hombre y que éstos lo dejaron solo, Dios nunca lo desamparó, lo protegió y lo resguardo del lazo del cazador.

video
(Primera parte del video)

video
(Segunda parte del video)

Publicado por: Cacure Estudio y Kairos Tour

domingo, 3 de abril de 2011

Guión original de la Leyenda de: "El Silbón"

Fotografías del Guión original de la Leyenda de "El Silbón", escrita por Dámaso Delgado en 1966 y grabada en 1967, convirtiéndose en un extraordinario disco de impacto, transmitido y difundido por todas las emisoras del país.




Esta es una fotografía de los primeros bocetos que se hicieron sobre la imagen figurativa de El Silbón. Espanto de los llanos venezolanaso, cuya característica física es la de un hombre desproporcionado, delgado, mide más de seis metros, se desplaza por encima de las copas de los árboles y emite un silbido que hiela la sangre hasta el hombre más valiente.
Esta leyenda es una de las más conocidas en el llano. El Silbón acostumbra a salir en el mes de mayo, usa un sombrero grande y al sentarse las rodillas sobrepasan su cabeza... Se esconde entre los matorrales para saltar sobre su víctima y golpearlos.

viernes, 1 de abril de 2011

El Silbón en audio


Este es el llano... Abierto..., inmenso...! Horizonte extendido por caminos polvorientos... Tierra generosa, donde la leyenda es copla y donde la copla es sabana!
Portuguesa, Barinas, Cojedes, Guárico, Apure forman nuestro inmenso llano con sus sabanas inmensas y pajonales abiertos, con sus arrieros de versos, con baquianos de la conversa...
..."Salud, amigo ¿pa' onde va poray...?
Siempre llano...! Con su pregunta escueta a veces tímida, a veces bravía, retadora, andariega... Y sobre ese llano, el llanero, con la voluntad por delante y la copla pasitrotera espigándole en el alma para adornar el camino, la jornada: "Allí mismo...", "más allá..."
Y el corrí se hace presente en los bailes... Y la leyenda va polvoreando caminos... Camino largo..., trocha honda..., ferronal reseco... Siempre llano...! Y por ahí anda, de boca en boca, con su característica escalofríante:
- "Epa, compañero, pero eso fue cierto...?
- "Sí, compa, ciertico!; dicen que nación en Guanarito, o en Bijae...; lo cierto es que en Portuguesa y Barinas se ha criao..., y Cojedes lo ha visto pasá..."
Llano inmenso..., de pecho abierto y corazón sencillo, que nunca termina de decir lo que lleva por dentro...
Por eso he querido recoger en este álbum a una de las más ricas y genuinas leyendas de los llanos portugueseños y barineses, como lo es ésta de El Silbón.
Me he dado a esta tarea, seguro que es mismo pueblo llanero - que es también mi pueblo - sabrá sentirse plenamente identificado con el contenido de esta obra, que no es otra cosa que un pedazo de él mismo, impregnado de su propio sentir, costumbres y creencias.
El Silbón es un espanto de sabana, que persigue y asombra a las mujeres solas y a las que están en estado de gravidez - cuentan que hasta las asesina, para descansar en el alma inocente de sus criaturas - pero, mas perticularmente, el Silbón persigue y selecciona a aquellos hombres parranderos que tienen por costumbre abandonar a sus mujeres para marcharse a bailes y parrandas, regresando a sus hogares a altas horas de la noche, o al día siguiente... Esto podría parecer una contradicción: pero es así como lo pinta la creencia popular.
No se sabe exactamente el origen de El Silbón; unos dicen que nació en Guanarito, otros que en Bijao, otros , que más allá... Con respecto a lo genuino de su leyenda, el pueblo comenta que es el ánima en pena de un hijo que mató a su padre para comerle la azadura y que, maldecido por la madre, fue condenado a vagar eternamente sin descanso por parajes y caminos solitarios.
El notable periodista y doctor en derecho Rafael R. Gavidia, hombre constantemente preocupado por el estudio de nuestro Folklore y taltento, inquieto por remover y rescatar estos valores escondidos en los cimientos de nuestro pueblo (a él debo importantes datos que me fueron sumamente útiles para la elaboración de esta obra), con relación al Silbón, ha logrado recopilar, ente otras cosas, lo siguiente: "No atraviesa el río Apure, porque el agua le da por la cintura y se le moja la mochila de huesos"..., lo que revela claramente que según el dicho popular éste es un espanto exclusivo de las llanuras de Portuguesa, Barinas y Cojedes...
Cuentan que, en las noches oscuras, cuando el relámpago ilumina la extensidad de la sabana y los aguaceros areccían inclementes, por todo lo ancho del llano, se siente llegar hasta el alero de los ranchos y deja caer la mochila de huesos sobre el suelo, para acampar allí los aguaceros.. Y cuando cesa la lluvia, lo oyen que levanta el saco de huesos - su eterno cargamento - y, dejando escuchar su escalofriante silbido, se aleja..., camina largo..., noche oscuta, trocha sin rumbo.
Así es el llano..., surco abierto poblado de leyenda, donde aquel "más allí..." o "más allá..." va siempre acompañando del enigma: "tenga cuidado...., allá alante..., al pasar aquella mata..."
Tierra hermosa, donde el "cuatro", la soga, la novia y la copla forman parte del alma misma - supersticiosa o no- del hombre que allí se forma y por allá muere, "como todas las cosas de la sabana".

Escrito por: Don Dámaso Delgado

Dedicatoria a Dámaso Delgado

Dámaso Delgado, compositor genuino y puro del suelo portugueseño, quien se revela como una auténtica promesa del canto y la literatura nacional. Poeta de expresión elevada y sentimiento nato, nació en Guanarito, pueblo llanero situado a unos ochenta kilómetros de la capital. Concebimos en él la expresión de un verdadero artista, porque con plumas de garza y naturalidad en el verso viste de gala a la poesía para contarle a su tierra:
          "Yo te doy, mi Portuguesa,
          lo que aprendí desde niño,
          un corazón que conversa
          lo que no cantan los libros..!"

Arraigando su amor a la tierra que le vio nacer, cantar con inspiración fina y certera a la sabana, el cielo, a la garza viajera, al horizonte elevado y promisor que hoy le permite alzar el vuelo con miras a ser un laureado más en el campo de la música y de las letras.

      "Por los caminos del día          "De Guanarito de la Aduana!
      voy arreando mi conversa...,   Papelón hasta Ospino...!
      dialogando, tierra mía...!         con garzas, cielo y sabana
     ¡Sabanas de Portuguesa!"        hice de mi mente un libro!"

Autor de la leyenda de El Silbón, es también compositor de casi todas las melodías que complementan el contenido de su albúm, que es producto de su dura lucha y larga troca por los caminos musicales de su tierra y más allá.  La experiencia y conocimientos adquiridos en ese largo trajinar, le han valido al destacado compositor e intérprete venezolano la elaboración de su gran leyenda en audio, en el que se conjugan armoniosamente: mùsica y leyenda, que es como decir alma y sentimiento del llano venezolano.

La Leyenda "El Silbón", escrita por este talentoso hijo de nuestros llanos, fue escenificada por el mismo autor - por vez primera - en el Ateneo de guanara, alcanzando un rotundo éxito, lo que obligó a Delgado a trabajar más arduamente sobre la misma para presentárnosla en lo que hoy es: una grabación impecable.
Dámaso Delgado es, pues, una figura que entra por la puerta grande del mundo de las artes. Ahí lo vemos, convertido en un Alberto Arvelo Torrealba, entre el canto y el verso, entre la copla y la leyenda; surcando sus pasos por la senda de un Rómulo Gallegos y de un Juan Vicente Torrealba, hijos muy queridos por esta patria, quienes con el talento, la disciplica y el esfuerzo lograron convertirse en los más altos y fieles exponentes de la literatura y la música nacional. Leemos en uno de sus versos:

                    "Allá voy por el camino...
                    que me señalo mi madre
                    haciendo patria y destino...
                    porque, sin eso, soy nadie..!"

 Así son los hijos de esta tierra. Y éste es uno de ellos. Ojalá podamos ver muchas obras con su páginas abiertas que nos hablen de la realización de sus anhelos; pues la patria está sedienta de la cosecha se estos hombres!.

 
Extraído del Albúm de "El Silbón"
Escrito por: Leoncio Juárez Narváez
Ilustración: Víctor González